4 abr. 2018

Ella.


Si buscas una aventura, ella no se conformaría sólo con andar sobre la Luna. Le gusta vibrar, ir siempre un paso más allá. Nunca le dio respeto volar. Tan alto como sus alas ficticias pueden alcanzar. Explorar atardeceres lejos de ataduras llenas de corduras. Sus grandes drogas, las carcajadas sonoras. Lleva la música por las venas. En sus mañanas suenan melodías que interpreta bailando en medio de las vías. Gente sorprendida, mira, aburrida, de su vida. Nunca podrán ser como un día prometían, y eso es lo que envidiarían. En ella no tiene cabida el drama. Siempre de frente te dirá, toda la verdad. Alma fugaz, sin ningún tipo de disfraz. Se volvió adicta a la endorfina generada por su ese ritmo que la refina. Risa contagiosa, ella es pura prosa, sin demoras.  Día tras días más se exigía.

Nunca parar, siempre en movimiento. Le gusta que en la cara le acaricie el frío viento. Prejuicios vanos, con ella, mejor desbaratados a un lado. Con ella podrás dar la vuelta al mundo en un segundo. El don de la conversación puede ser su bendición o tu perdición. Eso sí, nunca se le dio bien, sentarse a esperar lo que le dicta la sien. Si le preguntas por sus hobbies te dirá, que quizá perderse y nunca encontrarse, aunque pueda sonar a desastre.

Ella no te pedirá una cita normal. Prefiere que la sorprendas a que la lleves a pasear. Tomar una caña nunca está de más. Pero eh, mejor hagámoslo al revés.  Libera tu estrés. No teme despeinarse, ni contra la pared estamparse. Aprendió a cada paso a caer y levantarse. Adicta a la moda, pero que siempre preferirá ver amanecer a con un look impecable permanecer. Pequeño torbellino de ojos brillantes. Incesable. Luchadora incansable. No supo ver el miedo mirándola de frente al mil kilómetros de casa alejarse. Ella no es fan de quejarse. Y si la dejases, un mundo enérgico ella te enseñase.

~Elisabeth Oviedo.~


~Mut.~