20 mar. 2017

Sunny day.

falda negra stradivarius camiseta rosa botas altas tacon funda customizada (8)

"Me quedo con la vez que me dijo que era grande, que tenía la sonrisa más pura y que mis ojos eran el mejor reflejo de los atardeceres que sigo viendo. Me quedo con aquel momento que me miró arqueando una ceja, dando por hecho que estaba loca. Con los viajes que planeamos y los que hicimos en su coche. 
Con sus muecas y su risa cuando yo decía algo que no tenía nada de gracia, con su manera de atiborrarse de comida y con esa canción. Tú sabes cual es. Con su sudadera favorita que también era la mía.
Con los colmillitos que aparecían con esa sonrisa que me volvía loca y con sus ojos que se veían aún más bonitos mientras dormía. Con la primera vez que lo ví dormir y escuchamos de fondo “alguien que sepa parar enero” y nos echamos a reír. Con mi enero de ese año del que él se adueñó.
Y con esos benditos días de verano y los días tachados del calendario con ganas. Con los días que pasamos a cientos de kilómetros, los que pasamos a centímetros y los que sólo nosotros sabemos que pasábamos. Con ese techito de estrellas.
Siempre me quedaré con las contadas veces que me besaba el cuello, la manía de echarme el pelo hacia atrás. Y con las idas y venidas. Con la vez que me cogió a hombros en medio de toda la gente y también cuando bailamos esa canción como locos. Con sus reflexiones absurdas, con las noches que nos escapábamos muy cerca de casa y los días que estábamos a muchos metros de altura. Que no fueron pocos.
Me quedo con la hipótesis de una vida a su lado que me llega a encantar."
Fuente: Café Desvelado

13 mar. 2017

Un paseo por Santiago de Compostela II

shorts zara santiago de compostela heelsandroses fashion blog (6)

“La tristeza se acumula, la felicidad no. Y hasta aquí mi artículo de hoy. Sí, ya no hace falta que sigas leyendo, ¿ves qué bien? Todo lo demás que pueda decirte será paja, o peor aún, maneras de justificarme, igual que tratamos de justificarnos cuando nos ocurre algo malo, cuando algo nos causa sufrimiento y dolor. Es que no hay mal que por bien no venga. Es que lo que sucede conviene. Es que aquello que no te mata, te hace más fuerte. Es que. Es que. Y tal y tal.
Mira, con todos mis respetos, pero a otro con ese cuento. La única verdad es que hay fracasos de los que no se aprende nada de nada. Y que hay personas que pasan por nuestra vida únicamente para restar. La prueba: cuando las eliminas es cuando empiezas a sumar. Aritmética emocional básica. Y si alguien necesita demostrártelo, eso es que tú no lo has descubierto todavía, que nadie lo va a poder descubrir por ti.
La tristeza se acumula, la felicidad no. No es ningún hallazgo, es una verdad como un templo monumental. Constatar que lo que más perdura es lo que más duele. Acumular cicatrices cardiovasculares y manchas como las del vino barato o las del primer sol de verano, de las que no se van.
Podría tratar de suavizarlo. Podría haber dicho que los buenos recuerdos también quedan, que las cosas malas son las que tendemos a olvidar. Y aunque estaría en lo cierto, estaría obviando la diferencia fundamental. No hablo de recordar lo que ha pasado. Hablo de las heridas que nos dejan las cosas y las personas al irse, al abandonarnos o al, simplemente, pasar.
Por eso te insisto, te machaco, te repito. La tristeza se acumula, la felicidad no. Eso de vive aquí y ahora, menuda patraña. Tanto si te llamas Siddhartha como si te llamas Vinicius o Damián. Vivir el ahora sirve sólo cuando tu ahora es perfecto, idílico, maravilloso, algo que te gustaría que perdurase, que fuese inmutable, que no hubiese que retocar jamás. Pero dime, cuándo ocurre eso. La gente mínimamente consciente, la que vale la pena realmente, es justo la que aborrece tanto su ahora que prefiere vivir pensando no en lo que es, sino en lo que algún día será. Un sueño es el primer sospechoso de homicidio para cualquier realidad.
Al final, existen tan sólo dos formas de vivir honestamente. Y todo depende de dónde pongas tu ilusión.
Si la pones en el pasado, tu fuente de satisfacción serán tus recuerdos, le estarás diciendo a la vida que sólo puedes empeorar y seguramente acabarás teniendo razón, pues para qué vas a proyectar nada, si total, todo irá de mal en peor. Distópico, fundamentalista, pesimista existencial. 
Pero es que si pones tu ilusión en el futuro, tu fuente de satisfacción serán tus proyectos, todo aquello que estés preparándote para llevar a cabo. Ese futuro que se está creando hoy, o lo que es lo mismo, ya.
Si me lo preguntas a mí, soy más de los que no ve el vaso ni medio lleno ni medio vacío. Y es que a mí no me preocupa el volumen, sino el caudal. La mejor forma de llenar esta bañera que perdió el tapón hace tiempo, es tratando de que siempre el flujo de cosas buenas sea mayor que el de las cosas que te hacen mal.
Eso es disfrutar la vida a temperatura aceptable.
Eso es procurarse todos los días cosas y personas bonitas.”

Fuente: Risto Mejide.

6 mar. 2017

Un paseo por Santiago de Compostela.

HEELSANDROSES Elisabeth Oviedo LBD con jersey coderas corazones botas altas stradivarius  (3)

Huele a ir a por todas. De cabeza. Porque no conocemos otra forma de hacerlo. Huele a nuevos desafíos, a líneas que atravesar con los dos pies en el aire dando un salto mortal. Huele a primavera, a días de sol y calor. Huele a miedo, y a que el miedo ya nunca más conseguirá darte miedo porque al fin le has plantado cara. Huele a metas que nunca serán posicionadas como sueños imposibles. Huele a ese lo voy a conseguir que sienta tan bien. Huele a ese precipicio que ves al final del túnel y que vas a sobrevolar con todas tus fuerzas. Porque puedes. Porque digan lo que digan, seguirás pudiendo. Que nadie te diga cuál es el camino correcto que has de seguir. Que nadie se atreva a posicionar alguna de tus acciones como correcta o incorrecta. Déjate llevar por tus impulsos. Esos "venazos" que hacen que tu corazón bombee a una velocidad más elevada. Esos que hacen que aunque falles, haya sido una decisión acertada. Llena tus pulmones de aire y sigue andando paso tras paso después de cada tropiezo. Porque si te caes te levanto, y si no lo consigues, me tumbo contigo. Pero siempre continuamos. Que nunca te falten sonrisas por doquier y carcajadas de las que te hacen llorar. Y que todas tus penas, acaben muriéndose de risa. 

Elisabeth Oviedo.