13 feb. 2017

Sentir.

falda midi vaquera abrigo rosa zara heelsandroses botas negras stradivarius (3)

"Temer al amor es temer a la vida, y los que temen a la vida ya están medio muertos. – Bertrand Russell

Aquella cita se grabó en mi cabeza desde el día en que, leyendo entre líneas hace ya unos cuantos años, traté de entender y descifrar la definición más perfecta del sentimiento romántico. Leí sobre relaciones apasionadas, el amor cortés y, entre folio y folio, destacaban siempre las palabras “inalcanzable”, “locura” y “desgarro”.

Con el tiempo todas esas ideas se fueron disipando hasta que volvían a golpearme con fuerza, ya fuese leyendo Cumbres Borrascosas o viendo Los Puentes de Madison. El cine y la Literatura están plagados de historias de este tipo de amor que engancha y se mete debajo de nuestras almohadas para que soñemos hasta el punto de hacerlo realidad. Lloramos con el papel de Francesca, interpretado por Meryl Streep, cuando fue incapaz de abrir la puerta del coche de su marido para correr en brazos del flamante fotógrafo en la piel de Clint Eastwood. Entendimos que nunca serían tan felices como aquellos cuatro días porque les pudo algo más sólido que dejarse llevar por lo que dicta el corazón. Y así, infinitas parejas, divididas entre razones y emociones, quedaron y quedan condenadas a no comer perdices. La lucha interna entre el deber y el querer.

Pero no nos confundamos. Nos encanta desafiar al universo y apostar sin reparo por el final feliz. Nos fascina la idea de reunirnos con él cuando anochezca en lo alto del Empire State. Queremos el beso final de Desayuno con diamantes.

Porque lo cierto es que cuanto más complicada sea la trama, cuantos más obstáculos encontremos por el camino para llegar a conseguir lo que realmente anhelamos, mejor será el desenlace.
Y habrá merecido la pena."

*Fuente: Café Desvelado.

6 feb. 2017

Con sombrero azul.

jeans denim HEELSANDROSES Elisabeth Oviedo body terciopelo azul oxfords marrones sombrero azul (4)


"Y entonces es cuando decidí que hacer las cosas a medias no te llevan a ningún sitio. Que el corazón se cose más fácil cuando está roto del todo. Y que la esperanza no se debe perder hasta que no te equivocas de mil maneras. 

Ahora he elegido el camino difícil. Ese que al llegar a tu destino te ha dejado infinidad de recuerdos. Si fue fácil, lo olvidarás fácil. Pero, si te costó, si sufriste para conseguir tu objetivo, siempre permanecerá. 

Por eso debes amar del todo. Aunque duela. Aunque notes que te rompes. Eso nunca podrás olvidarlo."

Fuente: Cosas y pelo. 


1 feb. 2017

Chaqueta roja.

falda zara zaful negra estampado tribal blazer roja look  (7)

"Soy de sonrisa fácil. A veces sin querer y otras intencionadamente, acompañada de un guiño, de un abrazo o incluso de alguna lágrima. Depende de la persona, animal o cosa, y del contexto. Depende mucho del contexto. 

Porque en el lugar de donde vengo me enseñaron que hay que sonreír frente a todas las adversidades, que la vida es menos traicionera contigo cuando alguien te dedica una sonrisa y que las arrugas de las comisuras son las que más gusta recordar. Regala sonrisas, siempre. A quien sea y cuando sea.

Para a pensar en los efectos de hacer una mueca con tus labios, enseñes o no los dientes, más o menos amplia, más o menos blanca... hazlo. Y sí, es una orden. AHORA."

*Inspirándome en tal y como fuimos. 

Baila hasta despeinarte, grita a contracorriente, salta de felicidad, sal corriendo debajo de la lluvia, ríete de tus defectos, ríete de los de los demás, que el sonido de tu carcajada inunde el silencio de la calle y que todos giren a tu alrededor preguntándose qué es lo que te pasa. Agradece todo lo afortunado/a que eres por tener lo que tienes, disfruta de la gente que te quiere, los de verdad, y quiere tú también con más intensidad que nunca, sin importar el cómo, el dónde o el por qué. Que sobren los motivos y falten los pretextos Canta debajo del agua de la ducha, da vueltas en ti mismo hasta marearte. Gira, gira, gira más alto que aquella noria gigante que recuerdas de tu infancia. Sube a la cima más alta que encuentres, abre los brazos y respira. ¿Lo sientes? ¿Y sabes qué? no encuentres el término medio, no lo hagas ahora, da igual. Ahora no importa. Solamente vive

*Inspirándome en Elisabeth Oviedo.